La Polémica Digital

Espacio para debatir sobre Cuba

The Chapman Filter

with 11 comments

Great American Ball Park

Great American Ball Park

Este no es un post sobre baseball. ¿Qué sé yo de baseball? No porque sea mujer – pobres de aquellos hombres que creen que las mujeres no pueden entender de pelota -, sino porque renuncié a ir al Latino desde que tenía 17 años. Justo después de aquel juego Industriales – Pinar del Río (2002) en que – durante el noveno inning y unos minutos antes de la conga, porque Industriales estaba ganando – Lazo dio un jonrón y perdimos – y este plural es de pertenencia-. No recuerdo los detalles. Han pasado más de 10 años. Qué voy a recordar yo. Lo único que sé es que dejé de ir al Latino. Y cerré mi historia con el baseball.

Pero luego me fui a Washington, a un evento académico, y me llevaron al Nationals Park a ver un juego, con aquellas luces que me encandilaban lo que no habían conseguido los malls. En el séptimo inning, el estadio entero se levantaba a cantar Take me out to the ball game, esa canción que escribiera Norworth en 1908…

♪ Take me out to the ball game / Take me out with the crowd / Buy me some peanuts and cracker jack / I don’t care if I never get back ♫

Uno la podía seguir porque el estadio se travestía en un gigantesco karaoke y el momento de máxima lujuria llegaba tras aquel ♪ For it’s one, two, three strikes, you’re out, At the old ball game ♫. El one, two, three debía llegar hasta la mismísima 1600 Pennsylvania Avenue NW.

Y le sumé, al turismo de bibliotecas y universidades, los estadios. Cuando me mudé a Cambridge, Massachussets, me agencié una invitación de mi landlord a Fenway Park. Nunca supe cómo Jim consiguió de un día para otro aquellos asientos en la fila tres, desde donde se veía clarísimo el Green Monster, apodo popular para la pared de 11.33 metros de altura del jardín izquierdo.

Céspedes jugaba con los Red Sox por entonces, y no pude evitar la mezcla de provincianismo y añoranza tras escuchar a Gente de Zona y aquellas oraciones de “El Animal” que identificaban al pelotero. O los celos por la gritería que se armaba cuando salía a batear David Ortiz. Big Papy, big papy, big papy, gritaban los fanáticos descompuestos. De Fenway me llevé un Céspedes que se ponchó en cada ocasión – como para seguir el maleficio de 2002 en el Latino – y aquel Sweet Caroline que solo se cantaba en ese estadio hasta que ocurrió lo de las bombas en la maratón de Boston, y se cantó entonces en otros sitios, y en otras maratones, en solidaridad con la ciudad.

♪ Sweet Caroline / Good times never seemed so good / Sweet Caroline / I believe they never could ♫

Tras varias semanas de desayunos, almuerzos y cenas de trabajo, de clases y conferencias en cuatro universidades de Ohio el pasado septiembre, llegué a Kentucky. No Kentucky, Kentucky, sino la parte que está al otro lado del puente de Cincinatti. Alguien me había pedido una foto del Great American Ball Park y yo dije que no, que no pasaba por allí, que en el midwest todo era lejísimo, y que yo estaría en Kentucky, no en Cincinatti.

Aquella noche terminé en un hotel en Newport, justo frente al Ohio river. Y vi de nuevo las luces que encandilaban desde la ventana y pensé que quizás, quién sabe, ese podía ser el estadio. Busqué en Google, comparé la disposición de las torres – dos y dos – y allí estaba el Great American Ball Park.

La pregunta más socorrida aquella semana de conferencias fue si alguna vez se le permitiría a los peloteros cubanos jugar en Grandes Ligas sin tener que abandonar el país. Y yo quería responder que había roto con el baseball desde 2002, pero sonaba grosero, así que preferí encogerme de hombros, declararme neófita en el tema y rezar un “ojalá”. A lo que ellos respondían con un “We have got Chapman”. Y yo replicaba “I rather prefer Céspedes”.  Solo porque nació el mismo día, el mismo mes, el mismo año que yo. Y porque lo sentía cerca aquellos diez meses de Boston, que era lo mismo que tener cerca a Cuba.

Hoy alguien me enseña un sitio web que yo nunca habría buscado. Tiene las estadísticas de la MLB. En la categoría de pitchers más rápidos, durante la temporada regular, el único nombre que aparece es Aroldis Chapman. Tanto es el aguaje deportivo del muchachito de Holguín que tuvieron que implementar un “Chapman filter”. Si lo activas, se elimina el nombre del cubano y entonces puedes ver a otros jugadores. Ya les decía, este post no es de baseball, sino apenas otro ataque de deslumbramiento tecnológico.

Chapman Filter

Chapman Filter

Written by Elaine Díaz

octubre 16, 2015 a 12:39 am

Publicado en Sin categoría

Tagged with

11 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Y mientras leo este post en Europa,los Mets de Yoenis Céspedes derrotan anoche a los Dodgers de Yasiel Puig.Muy ameno el post y como seguidor del baseball te lo agrdezco más.

    reinaldo

    octubre 16, 2015 at 2:15 am

  2. Con pocas horas de diferencia, mi amasijo de hierro con corazón de Ubuntu, recibe noticias de PB y nuevo post de este blog de acertado nombre. Leo que “La pregunta más socorrida aquella semana de conferencias fue si alguna vez se le permitiría a los peloteros cubanos jugar en Grandes Ligas sin tener que abandonar el país. ” y no acabo de comprender por qué las gentes del midwest norteamericano preguntan lo que ellos saben perfectamente y es que como consecuencia del Bloqueo, el Departamento del Tesoro de los EEUU obliga a los peloteros cubanos a fijar su residencia fuera de Cuba, cosa que no ocurre con los peloteros cubanos que juegan en el país del sol naciente.
    Y no es que sepa apenas nada de pelota, lo que pasa es que de mucho leer sobre el Salón de la Fama y la maniobra de que se quede en la Habana en lugar de donde parece que es su sitio más razonable, es decir el Palmar de Junco, Matanzas, esa exigencia USA se ha comentado decenas de veces. Parece que la pregunta la debió formular la ex profesora de la FCOM a sus anfitriones y no al revés.

    “Erase una vez un lobito bueno, al que maltrataban todos los corderos… ” la cantó Paco Ibañez, un cantautor antiimperialista con letra de José Agustín Goytisolo….. porque “todas esas cosas soñaba una vez, cuando yo soñaba un mundo al revés” (Google: Paco Ibañez – El Lobito Bueno – José Agustín Goytisolo )

    milblogscubanos

    octubre 16, 2015 at 4:11 am

    • Mister Calvet.
      Ya veo que usted sigue siendo el mismo impertinente y pedante en todos los Blogs y por supuesto en LJC que posiblemente el alto porcentaje de comentarios es gracias a usted.
      Le tiene puesto el pie a Elaine y siguiendo cada paso para joderla como el otro Iroel. Múdese para Cuba y así al menos tiene el honor de decir que defiende algo viviéndolo, no desde su Cueva en la madre patria.

      CienfuegueroLibre

      octubre 16, 2015 at 1:50 pm

  3. Tiene razón el comentarista anterior a la hóra de “descaretar la inocencia norteamericana respécto Cuba”,pero me pregunto si saben estos midwestern cuan abarcador es ese bloqueo,que impide inclúso jugár a la pelota fuera de Cuba.No creo que muchos allá en US sepan del tal bloqueo y apostaria una buena suma a que ni siquiera saben de nuestra existencia,cuando más nos imaginan situados en algúna parte polvorienta de México.De haber sabido esos conferencistas que Baltimore Orioles tambien necesitó de un permiso del Dpto del Tesoro para jugar a la pelota en el 99´ en el Cerro,no habrian formulado la despitada interrogante,pero,como la profe,ellos tampóco saben nada de pelota.
    Los peloteros cubanos podrán jugar en el Gran Circo cuando el temible Dpto del Tesoro y el descolorido INDER recojan los bates del pasado y salgan al terreno con los guantes del futúro,pero los pobres,no saben nada de pelota.

    reinaldo

    octubre 16, 2015 at 5:02 am

    • la cosa es mas alta reinaldo, te acercaste pero como siempre no queremos jugar con el mono, no es el departamento de estado, ni el inder los que tienen que recoger y largarse, con un par de tipejos que se muden para otro lugar y otra profesion se arregla todo, a que sabes quienes son?

      connecticut

      noviembre 19, 2015 at 7:54 am

    • Usted y el comentario anterior 4:11 atacan enseguida por el lado del embargo pero no mencionan que todo empezò con la prohibicion del deporte rentado al principio de la revolucion y desde entonces se le puso el cartel de traidores desertores al que por sus medios llego a la MLB,

      JoeRob

      noviembre 21, 2015 at 2:10 pm

  4. Un millón de gracias por este post Elaine, siempre sabe genial otra mirada del beisbol más allá de la tradicional. Y como dices, pobres de esos hombres, que no han tenido la oportunidad de apreciar mujeres que adoran el beisbol y lo conocen en todas sus infinitas reglas.
    Saludos.

    Daniel de Malas

    octubre 16, 2015 at 6:21 pm

  5. Fancamente no entiendo ni pio de la reaccion de los comentaristas. Bloqueo, de quien. En Cuba bloquean al que se va, que a la vez estaba bloqueado porque las leyes de CUBA no le permitian irse a jugar afuera. Por favor, un poquito de decencia y limpieza cerebral.. Estoy de acuerdo con el blog que la pelota o baseball es algo que te gusta o no esta unido a la cultura Americana. Yo prefiero el GOOOOOOOL, igual de adictivo que la Carrera que entra en el noveno inning. El GOOOOL que entra en el tiempo ectra despues de los 90 minutos no tiene precio. Y lo peor en este tema es mezclar las carencias y politicas que solo sirven para empeorar las cosas. Los politicos que se preocupen por mejorar las situaciones que tienen, no solo CUBA tiene problemas. En el soccer o futbol los hay variopintos , Y np veo que eso sea un tema que preocupe mucho. Pero utilizer el deporte para demostrar el poderio politico para mi es un bajeza, SORRY, que se peocupen por las verdaderas situaciones que tienen a diario, y dejen el deporte a un lado. Francamente es lamentable. Keep up with your blog. Wellcome back,.

    masabi

    octubre 16, 2015 at 6:59 pm

  6. Gracias Elaine por tu post. El deporte es una manera saludable de alejarse de los conflictos cotidianos, de ahi que masivamente se practique por todo el mundo. Si a esto le sumas que se ha convertido en un gran negocio, entonces es inevitable que todos los deportistas deseen obtener algo de ese pastel. Asi pasa con los deportistas cubanos, que siempre intentaran mejorar su nivel de vida pellizcando ese gran pastel. No importa cuanto lo frenen la politica, tarde o temprano accederan a el. Gracias y saludos

    Raudelis

    octubre 30, 2015 at 4:11 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: