La Polémica Digital

Espacio para debatir sobre Cuba

Así es la experiencia de navegación por Internet en los puntos de acceso público en Cuba

with 6 comments

Centro de acceso al servicio Nauta para la navegación por Internet

Centro de acceso al servicio Nauta para la navegación por Internet. Foto: Elaine Díaz

Son las diez y el parque Agramonte, de Camagüey, parece que va a explotar entre tanta gente con pantallas blancas que alivian la oscuridad del alumbrado público ausente. En las noches, los bancos apenas alcanzan, pero durante el día, el sol abrasa a quien intente navegar desde este sitio y para sentarse en cualquier cafetería hasta donde llegue la señal, es obligatorio consumir.

La Rampa, también carente de cualquier infraestructura amigable para la navegación, puede acoger hasta 100 usuarios conectados simultáneamente. En los parques habilitados en la provincia de Camagüey son solo 50. “Y sí que se ha llegado a esa cifra”, me cuenta Alejo. “Uno se da cuenta porque te sale un cartel que dice que no pueden procesar tu solicitud cuando insertas el nombre de usuario y la contraseña”, añade.

Hay dos vías para conseguir un usuario: las tarjetas Nautas prepagadas o un contrato con ETECSA que incluye navegación por Internet y correo electrónico. En ambos casos es obligatorio presentar una identificación oficial que queda registrada, ya sea carnet de identidad o pasaporte. Sin embargo, los hoteles, que proveen servicios de acceso a Internet por precios que oscilan entre 4.50 y 10 CUC la hora, no solicitan ninguna información personal.

Hace tres semanas eran a 2.50, hoy cuestan 3 CUC las tarjetas prepagadas para navegar por las zonas wifi que circulan en el incipiente mercado negro de La Rampa. En los puntos de venta oficiales de ETECSA valen 2 CUC, pero los usuarios deben hacer largas colas donde se mezclan quienes necesitan recargar su celular, pagar el teléfono o comprar algún producto.

Guanabo carece de zonas wifi, pero el punto de ETECSA con tres computadoras y aire acondicionado – todo un lujo comparado con el que se ubica en el Casino Deportivo – se ha convertido en el lugar de moda para los adolescentes. Jennifer ya tiene su cuenta en Facebook, y guarda la página de su navegador con orgullo para mostrársela a su madre en su computadora desconectada. “¿Qué más viste hoy?”, le pregunto. Y me enseña las fotos descargadas de la página de Los Ángeles, el grupo musical de moda.

En La Rampa, Guanabo, Camagüey o el Casino Deportivo todos parecen revisar lo mismo. Internet en Cuba – desde los espacios de acceso público – se circunscribe a una red social, algún servicio de correo electrónico y aplicaciones de chat y video. Apenas un sustituto básico para un servicio telefónico caro e ineficiente. Y no es que exista una sola experiencia de navegación, tal asunción sería aberrada, pero basta caminar por estos sitios para detectar patrones de consumo generalizados.

Los altos precios, la falta de condiciones mínimas donde navegar – lo que obliga a las personas a aprovechar muros, escaleras, contenes y aceras -, la ausencia de una estrategia coherente de formación para la ciudadanía toda – no solo para los universitarios o sectores clave en el desarrollo científico del país – en cuanto a los servicios de Internet y las limitaciones de los dispositivos de acceso han provocado la emergencia de un consumo principalmente utilitario de la red.

Internet caro y por poco tiempo. Internet convertido en inversión. Una inversión que en el caso de algunas jóvenes y adolescentes debe retornar con ganancias en el menor tiempo posible. Varios anuncios publicados en Revolico brindan servicios de gestión de cuentas personales en Facebook. “Por mi casa vive un señor que le lleva la cuenta a tres muchachitas que se escriben con extranjeros. Ellas responden los mensajes y él los envía”, cuenta un usuario que no quiso ser identificado.

En la esquina siguiente, una adolescente estrena su cuenta de Facebook y en la foto de portada se lee un escandaloso “Yo soy sexy”. Sus padres la imaginan en un parque con sus amigos, lo cual es técnicamente cierto. Nadie les ha explicado a sus padres que, en Internet, uno puede estar en muchos sitios al mismo tiempo, y que algunos de ellos son peligrosos. O lo han explicado en algún que otro reportaje de la televisión, como algo que pasa lejos, en otros países, pero nunca en Cuba, jamás a sus hijos.

A esto se suma el sentido de la urgencia. En la Cuba de 2015, Internet apenas resuelve uno de los problemas que abarataba en la década de los ´90: la cercanía entre las personas. Con casi dos millones de cubanos residiendo en Estados Unidos y cientos de miles de familias separadas por la emigración, Nauta desafía visas y pasajes de avión y une. Quizás eso es lo más importante por ahora. Para el resto, ya habrá tiempo.

*Este post forma parte de una serie de artículos sobre el tema y puede ser republicado en cualquier sitio web sin la autorización explícita de la autora.

La Habana, 6 de agosto de 2015

Written by Elaine Díaz

agosto 6, 2015 a 12:30 pm

Publicado en Ciencia y Tecnología

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. “Nadie le há explicado a sus padres,que,en internét,uno puede estar en muchos sitios al mismo tiempo y que algúnos de ellos son peligrosos”…Profe,créo que precisamente lo de “ser peligroso” es lo que le cuadra al dueño de WI-FI(del),para que ni nos acerquemos a ” esa peste bubónica que mata pueblos”..la salúd primero!.Todos los padres ya estan alerta ante esta nueva agresión “del más allá”.Un salúdo.

    reinaldo

    agosto 6, 2015 at 1:33 pm

    • Yo concuerdo en que esa imagen es muy favorable para restringir el acceso a Internet en Cuba, pero ciertamente alguien tiene que explicarles a esas familias sobre acoso sexual, delitos asociados a la información que se publica en redes sociales, etc. El problema de Internet en los sitios públicos y los jóvenes es que se limita el proceso de educación de las familias. Cuando usted accede a Internet desde su hogar, los padres pueden tener más control sobre lo que ven sus hijos..

      Elaine Díaz

      agosto 10, 2015 at 11:41 am

  2. “Para el resto, ya habrá tiempo.”
    Ese es uno de los grandes problemas con todo en Cuba, que el tiempo no vale nada, mientras nuestra vida es finita. Yo vivo fuera principalmente porque lo que hagao no lo puedo hacer sin un verdadero internet sin restricciones absurdas, y limitaciones que algún día, después, se eliminarán, y así uno se muere esperando.

    Buen artículo, gracias, la realidad es siempre más compleja, y afuera la gente oye: “En cuba ya tienen wifi” y lo toman así literal.
    Saludos.

  3. ¿Internet peligroso? También lo es cruzar la calle o meterse en el mar. A estas cosas nos enseñan los padres.
    Los cubanos tienen que aprender a andar en Internet, dejar de ver el COCO en todas las esquinas. No es un problema solo de Cuba. Toda persona que navega en Internet debe seguir reglas, como mismo lo hace quien conduce un automóvil.
    Lo peor que veo en todo esto es el uso “pasivo” de Internet. Me gustaría saber que la gente visita portales de búsqueda de trabajo, que venden servicios caros en Freelancer.com y no baratos como ese “Soy sexy”

    apagon

    agosto 7, 2015 at 8:01 am

  4. Para el resto ya habra tiempo…Bueno con la poca prisa sin pausas que llevamos,el resto llegara cuando ya no quede casi gente en Cuba,con los ritmos crecientes de emigracion,al paso en unos anos solo quedaran los viejos y los morenos que son los que menos posibilidades tienen de emigrar por la carencia de FE que padecen

    Al Mendron

    octubre 29, 2015 at 6:48 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: