La Polémica Digital

Espacio para debatir sobre Cuba

Síntomas

with 17 comments

Víctor cambió el Mercedes del año por una bicicleta. No era que tuviera dinero, Víctor, para comprarse el Mercedes del año, sino que la empresa lo daba como cortesía por trabajar en una de sus sucursales, ubicada en Stuttgart. Cuenta Víctor que su vida en Alemania era una mierda hasta que conoció a Natalia. Quizás por eso, casi un año después, la subió en Air France y se la trajo a Cuba, para que le dijera a Kelvis (Ochoa, sí, el cantante) que era “su curandera”. El pobre Kelvis, en medio del Café Cantante y en su condición de invitado de un Santiago Feliú que cobra 100 pesos la entrada a sus conciertos, no tenía ni la menor idea de que aquella típica alemana no pasaba un día sin escuchar sus canciones.

Quizás Víctor no sería nuestro amigo si no hubiera trabajado en la Mercedes. Tampoco sería nuestro amigo si no hubiera preferido la bici que lo lleva a la universidad. Y menor aún sería el grado de amistad entre todos, si a Alemania no le hubiera dado por enviar cuatro contenedores con 5000 millones de euros a la colapsada Chipre, según cuenta Granma. Porque, figúrense, si Alemania embarca contendedores de billetes azules a los desvencijados bancos chipriotas, qué más da trasladar un poco de euros a la más desvencijada aún universidad politécnica de Cuba como parte de un convenio interuniversitario que utilice la ceniza de cáscara de arroz para sustituir parcialmente el cemento o como árido para la fabricación de hormigones refractarios que alivie la compleja situación de la vivienda en nuestro país.

Víctor quería además recibir clases de tumbadora, escuchar a Silvio, Descemer, Ray Fernández, Polito, Frank Delgado, bailar casino, tomar cerveza Polar, subir en algunas líneas de P y otras de almendrones comunitarios, probar el batido de mamey y la yuca con mojo. Todo lo anterior con una única condición: que fuera en CUP. Por eso, cuando supimos que Silvio estaba en el mismísimo Santos Suárez como parte de su gira por los barrios lo llevamos hasta aquellas calles irregulares donde recién comenzaban a sentirse los primeros acordes de Ojalá. Poco importaba la impuntualidad, que nos privó de un emocionado Issac Delgado; para él, solo aquellas tres canciones gratuitas merecían el altísimo precio de Air France.

Había que escuchar además el “Futuro Inmediato” de Santiago Feliú en vivo, aun cuando la cola en el Café Cantante amenazara con hacernos desistir ante la imposibilidad de ser “el cónsul de Noruega”, el viceministro de cultura o el amigo de los músicos porque, además de juntarse Descemer, Polito, Rochy, Yusa y X Alfonso, supimos que Frank estaría en el Centro Pablo, gratis, el sábado, en el acostumbrado espacio “A guitarra limpia”. Parecía que La Habana estaba dispuesta a ser un buen lugar para aquellos dos turistas blanquísimos que se negaban a pasar por extranjeros aun cuando su acento los delataba. Desafortunadamente, el sábado, a esa misma hora, Natalia y Víctor viajaban rumbo a Cienfuegos en una Viazul, y comenzaban a integrar – muy a su pesar – la “yumanidad”.

Aquel hubiera sido el sábado más común de los sábados, el más prosaico, aquel típico sábado donde Frank nos cuenta del cubañolito y repite cómo terminó compartiendo escenario con Serrat y Sabina; o rememora aquellos pueblitos que le han ido quitando a Pinar del Río, que de tanto perder áreas verdes dentro de poco quedará circunscrito apenas al Cabo de San Antonio. Pero a Bebo Valdés le dio por morirse. Y al inaugurador oficial de la tarde le dio por leerse Cubadebate. Y a Issac Delgado se le ocurrió pedirle una canción a Silvio. Y hasta Granma cooperó con una nota de prensa para promover al incómodo Frank. Y después vino el apocalipsis emocional.

El incontinente presentador de Frank Delgado, en lugar de leer dos líneas y bajar del escenario, como corresponde a cualquier buen presentador que sabe diluirse ante el artista; nos comentaba que Granma había ayudado a promocionar el concierto de Frank, a quien, según Joaquín Borges Triana “algunos le habían hecho el camino más difícil”. Cubadebate “un sitio que está en Intranet y en Internet” también compartía un artículo donde se habían recibido “muchísimos comentarios”.

Desde mi privilegiado lugar solo alcanzaba a ver espaldas. La espalda del presentador, la espalda de los guitarristas impacientes, la espalda de aquel hombre cuarentón que me tapaba dos o tres aburridas espaldas más. Veía también papeles, aquellos papeles marcados con verde fosforescente donde estaban impresos los comentarios de Cubadebate, “dos de los cuales” iban a leerse aquella tarde sin que sus autores siquiera imaginaran que saldrían de la masa amorfa de letras en la red. Uno de los comentarios venía de Santiago, y pedía que Frank estuviera en el mayor evento de trova que se celebra en aquella provincia, presidido por Eduardo Sosa. Entonces Frank, que no entiende nada de Internet, pero es socio de Eduardo Sosa, dejó claro que la culpa de no haber estado en Santiago era suya, por haber tenido otros compromisos, pero que Eduardo sí lo invitó.

Y yo casi levito, por el presentador que olvidaba el artículo y leía un comentario; por Frank respondiéndole a alguien en el mundo físico que lo interpelaba desde el virtual – menudo lío para los académicos – y porque el presentador nos contaba que “Issac le había pedido apenas una canción y Silvio le había regalado un concierto” en Santos Suárez y otro en el Cerro; mientras Frank le dedicaba su última canción a Bebo, “el muerto de su felicidad”. Allí, en aquel Centro Pablo que solo atardecía, con el audio conspirando a todas luces en un acto de ruido poco sutil y abiertamente contrarrevolucionario; terminamos de juntar los síntomas de una nueva época, despojada de toda formalidad, promiscua, irrepetible.

Written by Elaine Díaz

abril 1, 2013 a 10:37 am

Publicado en Crónicas

17 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Mas de 4 meses de silencio. Bienvenida de regreso!

    Ted Henken

    abril 1, 2013 at 10:39 am

  2. Bienvenida de regreso. Te extrañamos.

    Ted Henken

    abril 1, 2013 at 10:41 am

  3. Nos vemos pronto por estos lares!

    Ted Henken

    abril 1, 2013 at 10:41 am

  4. Ted, te veo acaparando comentarios !!! Jeje, vamos a ver si aprendemos a escribir oraciones compuestas, eh? Gracias por el recibimiento !

    Elaine Díaz

    abril 1, 2013 at 10:49 am

  5. Un gran regreso sin lugar a dudas. No te voy a felicitar, mas bien te daré las gracias. Abrazo.

    Alain Alemany Arana

    abril 1, 2013 at 2:20 pm

  6. Ah! Gracias a ti, Alain, por estar desde el principio, hace ya cinco años !

    Elaine Díaz

    abril 1, 2013 at 2:23 pm

  7. Echaaaa, Elaine, qué bueno leerte de nuevo!!! Espero que no sea más a cuentagotas!!! Nos vemos en el aula… y en mis Esquinas…jejeje

    Alejandro Ulloa García

    abril 1, 2013 at 3:37 pm

  8. Ñoooooooo!.

    reinaldo

    abril 1, 2013 at 4:06 pm

  9. Muy bueno tu post. Sí, esta “nueva época” se anuncia, sobre todo, irrepetible.

    Leopoldo Luis

    abril 1, 2013 at 6:24 pm

  10. Me perdí entre tantos nombres,no estoy apto para esta lectura,no obstante,un saludo a la profe y re-bienvenida sea!.

    reinaldo

    abril 2, 2013 at 2:21 am

    • Ah Reinaldo, eso pasa, ya me lo han dicho varios !!! De cualquier modo, seguro te gustarán otros posts ! Abrazos, E

      Elaine Díaz

      abril 2, 2013 at 11:35 am

  11. Vaya!!! Ni he leido el post, lo leo luego, pero.. que bueno tenerte de vuelta!!!!

    Saludos desde Costa Rica.

    Evelio Hernandez Colon

    abril 2, 2013 at 1:20 pm

  12. Un saludo Elaine y gracias por seguir blogueando, muchisima gente precia tu presencia en la blogosfera.
    Cuando escribes “terminamos de juntar los síntomas de una nueva época, despojada de toda formalidad, promiscua, irrepetible” es verdad que esa atmosfera se respira en tu escrito. hay una mescolanza en la Cuba actual que junta revolucion, capitalismo, cultura y tumbe que le ronca el merequete! Algo que los que salimos al principio del nuevo siglo no alcanzamos a vivir bien.
    Tu frase “aquellos papeles marcados con verde fosforescente donde estaban impresos los comentarios de Cubadebate, “dos de los cuales” iban a leerse aquella tarde sin que sus autores siquiera imaginaran que saldrían de la masa amorfa de letras en la red” me recuerda que los cometarios de Cubadebate son un “arma de 4 filos” pues se porestan para la gran manipulacion desde su nacimiento en el sitio web. Lamentablemente atreverse a comentar en Cubadebate es tan peligroso como lavarle los dientes a un perro con rabia pues te editan lo que escribes, te arancan pedazos de forma descarada de tus ideas expuestas y despues te lo ponen en el sitio cual Frankenstein letrado de forma tal que podrian hacer creer al lector que un Catolico piensa como un Musulman y viceversa. Pobre gente esa que usaron sus comentarios como referencia, a lo mejor y los santiagueros no querian a Frank por aquellos lares o querian que el fuera el director del espectaculo, ¿Quien sabe?!! nada que salga de los comentarios de Cuabdebate es creible, lo digo por experiencia propia , a mi me han mordido desesperadamente por alla.
    Un saludo y que sigas blogueando con libertad.

    Carlos Leon

    abril 3, 2013 at 1:23 pm

  13. No entendí mucho ;-( pero mencionas al gran Bebo Valdez, con eso basta, espero que hayas regresado para quedarte. Bienvenida de vuelta.

    Rey David

    abril 4, 2013 at 11:28 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: