La Polémica Digital

Espacio para debatir sobre Cuba

Los ojos de la tristeza

with 7 comments

No vi la cara de Albertico. No escuché su voz. No supe cómo lucía ni qué pensaba. Apenas noté su presencia. Solo conocí de él a sus padres, inauguradores de gritos, histeria y aguaje discursivo en medio de una Lagueruela festiva.

“Revísate a ver por qué el niño no habla contigo”

“Mejor revísate tú, a ver qué clase de madre eres”

“Yo he criado cuatro y ahí están. Mejor siéntate a ver un video de padres para que veas como es uno”

“No me descargues fula”

“No me descargues fula tú a mí. Yo lo traje para que te viera porque hoy es el día de los padres y mira lo que haces…”

“Mira todo lo que estás haciendo tú, el día que lo fui a buscar para llevarlo a la playa casi me da un infarto, se me pusieron los ojos rojos…”

“Habla con él, lo que tienen son 7 años”

“Pero si ese niño ni me habla”

“Ve a un psicólogo y aprende, déjate de abuso, trátese con un psicólogo y aprenda a educar”

“Qué educar de qué si lo fui a llevar a la playa y me dejó quemao”

“Aprende a educar, aprende a educar… Vámonos, mijo, que yo no vine aquí para discutir. De todo ese grupo que está allá adentro a él le interesarás tú y tu mamá si acaso. Eso es un niño, si fuera un hombre…”

“Relájate, relájate que te veo tensa”

“Albertico, dime si te vas a ir… Y el que tiene que relajarse eres tú. Mira Albertico, ve por ahí para allá, conversa con tu papá”

“¿Y por qué Albertico está así? ¿Qué cosa le he hecho yo para que esté así, a ver?”

“Yo no tengo nada que ver con eso. Mi papel como madre yo lo he hecho y mejor no lo pude hacer. Yo me dedico nada más a hacerlo feliz y ser feliz yo. Albertico, ¿qué vas a hacer? Dime que estoy pasando tremenda pena”

“Más pena estoy pasando yo delante de toda mi familia, que todo el mundo está ¨Albertico, Albertico¨ y Albertico parece que no es hijo mío”

“A ver, qué es lo que pasa, Albertico, dime qué pasa”

“Él no me mira”

“¿Y qué culpa tengo yo?”

“¿Y qué quieres que le haga, que lo ahorque?”

“No, no puedes ahorcarlo, ese problema tienes que arreglarlo tú solo…”

“¿Y qué hago?”

“Mira Albertico, tu papá te dijo que hablaras con él. Y ya la que se está cansando soy yo. Y yo no me puedo estresar ni alterar, conversa con tu papá qué es lo que te pasa porque yo no vine aquí a hacer papelazos y vas a coger gaznatones, yo sí te voy a dar gaznatones…”

Hace unos minutos cogí el teléfono. Marqué un número casi olvidado. “Estoy trabajando mucho hoy, paso a verte mañana, felicidades, un beso…” Olvidé decir “tequiero, tequiero, tequiero”. Tuve miedo. Pensé “ya no está de moda”. En unos años puede que Albertico ni siquiera haga eso…

Written by Elaine Díaz

junio 24, 2011 a 9:37 am

Publicado en Crónicas

7 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. uhmmmm, no entendi nada.

    Paola

    Paola

    junio 24, 2011 at 9:54 am

  2. 😦

    Sol

    junio 24, 2011 at 12:33 pm

  3. Pobre Albertico con esos padres no va a estar muy feliz.

    eneas

    junio 24, 2011 at 1:27 pm

  4. Esto es lo que llaman literatura “abstracta” o yo no entiendo nada, el café con chícharo te está afectando mi amor……😦

    Rey David

    junio 24, 2011 at 11:16 pm

  5. El marido de quien!!! Me quede botaaaa

    Yelisset

    junio 25, 2011 at 12:57 am

  6. O yo soy my bruto o nadie se ha dado cuenta de que Albertico padece de una enfermedad que

    se llama autismo.

    elinagotableorlando

    junio 25, 2011 at 5:55 am

  7. anja….????😦

    Leah

    junio 27, 2011 at 7:33 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: