La Polémica Digital

Espacio para debatir sobre Cuba

Pensar la Revolución en primera persona

with 19 comments

Tengo un catalejo... (Foto: Iván Martínez Herrera)

Recién concluye el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, postergado por más de 13 años. La clausura significó para muchos la apertura a nuevas preguntas, cuestionamientos, esperanzas y desilusiones. Millones de cubanos, dentro y fuera de la Isla, siguieron la cita que durante 3 días tuvo lugar en el capitalino Palacio de las Convenciones.

Desde el 9 de noviembre del pasado año comenzó en todos los sectores sociales –militantes o no- la discusión de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución para los próximos años. Según Raúl Castro, “este proceso puso de manifiesto la capacidad del Partido para conducir un diálogo serio y transparente con la población sobre cualquier asunto”. 

La presentación del informe central por parte del presidente Raúl Castro Ruz marcó un punto importante de partida. En este documento, se volvía a reconocer la necesidad de la unificación monetaria, de la reformulación de la política de precios y de la poca correspondencia entre estos y la retribución salarial, problemas ampliamente compartidos por la mayoría de la población cubana.

Además, se confirmó la continuación del aseguramiento “a toda la población por igual y de manera gratuita, de los servicios de Salud y Educación”, algunos de los principales logros del proceso revolucionario de enero de 1959.

Nuevamente, Raúl Castro enfatizó en la importancia de la “racionalidad” y el logro de “resultados superiores” con “menores gastos”, uno de los puntos en que ha centrado su gestión presidencial, al tiempo que calificó de “excesivamente centralizado” el modelo que caracteriza actualmente la economía nacional.

La implementación de mecanismos de descentralización económica, que estimulen la iniciativa local, constituye el único camino para potenciar la “toma de decisiones propias”, otro de los llamados del presidente. Hasta el momento, las decisiones “desde arriba” han demostrado ser ineficientes, en tanto desconocen los contextos y necesidades específicas de aplicación.

Esto ha propiciado, según Raúl Castro, que los dirigentes locales “dejen de sentirse responsabilizados con los resultados de la organización que dirigen”. Sin embargo, en muchas ocasiones, la propuesta de decisiones que contradicen los lineamientos “oficiales”, ahora reconocidos como “ineficientes”, pueden concluir en malos entendidos e incluso estereotipos contra sus promotores, provocando que directivos y trabajadores dejen de emitir propuestas por el temor a que estas sean entendidas como “contrarias a los principios de la Revolución”, “revisionistas” o “políticamente incorrectas”.

En la búsqueda constante de un diálogo franco entre dirigentes, trabajadores, Partido y demás estructuras, habrá que ampliar los espacios considerados como “dentro de la Revolución” y la confianza en todos los ciudadanos, con cuotas iguales de derechos para decidir el futuro de la nación. Si se quiere lograr un país económicamente desarrollado, con un alto nivel cultural y educacional, sin renunciar al carácter socialista que privilegia una sociedad justa y equitativa, cada cubano deberá sentirse parte de este proceso de renovación.

La Cuba futura deberá ser construida “por todos y para el bien de todos”, a partir de una relación horizontal y franca entre la vanguardia histórica que hizo posible el triunfo de 1959 y la nueva generación de jóvenes, con nula representación en el nuevo Buró Político del Comité Central del Partido.

Esta juventud, marcada por la profunda crisis económica de los ´90, por la emigración, por la incertidumbre, pero igualmente comprometida con el proyecto país, hará posible –o no- la continuidad de un rumbo político trazado. Pero ello depende de su inclusión, a tiempo, en las estructuras de poder político, económico y social y en su capacidad para sentirse parte de una nueva vanguardia que regirá el destino cubano.

El reconocimiento por parte de Raúl Castro de que los jóvenes elegidos hasta el momento no habían sido los idóneos es un punto importante de inicio. A esto se suman las deficiencias en los métodos de elección, establecidos “desde arriba” y no como parte de un ascenso gradual, espontáneo y dictado por el grupo social al que representaban.

Sin embargo, el desfile del 16 de abril, concentrado fundamentalmente en el apoyo de las nuevas generaciones, continuó repitiendo los eslóganes de: “no les fallaremos a Fidel y a Raúl”, “no fallaremos a la Revolución” y dejando bien claro nuestro abismo histórico e insalvable con “el imperialismo yanqui”. Un discurso poco profundo y articulado desde la lejanía, pero que sigue los cánones de lo considerado como “políticamente correcto”.

La ruta trazada desde la discusión en todos los espacios y con todos los sectores sociales de los lineamientos que van a regir el futuro de nuestro país, debe iniciar un recorrido hacia el entendimiento de la Revolución como proyecto personal y conjunto y no como responsabilidad de una vanguardia histórica.

Cuando en los desfiles el discurso de los líderes estudiantiles concluya con la frase “No nos fallaremos”, porque es el futuro personal el que se está construyendo, habremos logrado un paso gigante en la búsqueda del país mejor que sintetiza las expectativas del informe central del Congreso y de los ciudadanos cubanos.

Cuba, sus calles, su política, su economía, la educación y la salud, las palmas y el mar, las industrias, los hoteles, los llega y pon y los museos, los túneles y avenidas… son de todos. Pensar nuestro país en primera persona es quizás la meta más difícil después de tantas décadas de determinar verticalmente qué es lo mejor para “el pueblo”. Las reformas económicas y hasta el crecimiento del PIB serán más fáciles de conseguir que la implicación activa de cada cubano –dentro o fuera de la Isla- en el futuro de nuestro país.

Written by Elaine Díaz

abril 27, 2011 a 3:01 pm

Publicado en Política

19 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Tu analisis es de 100 puntos; real y directo

    eneas

    abril 27, 2011 at 4:47 pm

  2. Magistral

    EL INAGOTABLE ORLANDO- Magistral

    abril 27, 2011 at 8:13 pm

  3. Pensar la revolución en primera persona implica, como puede deducirse de tu post, dar a los individuos algunas libertades de las que han carecido por las razones que sean ( se le puede echar la culpoa de esto también al bloqueo como hizo Rodríguez Rivera en su ( Nosotros, los cubanos ).

    Lucien

    abril 28, 2011 at 12:50 am

  4. La verdad que yo reduciria todo eso a: “pensar en primera persona” y punto. No entiendo por que hay que zumbar la palabra revolucion en lo que debia ser, sencillamente, mi vida en el lugar que me toco nacer.

    Iria mas alla y la consigna de “no nos fallaremos” la cambiaria por “no me fallare”, a fin de cuentas mi madre me trajo al mundo a mi, y no al resto de mis contemporaneos.
    Es justo en el colectivismo donde esta uno de los principales lastres de la cosa.

    Evelio Hernandez Colon

    abril 28, 2011 at 12:44 pm

  5. Los ultimos 4 parrafos de tu articulo definen en mi opinion la medula que debe regir los grandes cambios que tu pais necesita, de otra manera la gerontologia seguira creyendose inmortal y dueño de todo y por lo consiguiente obstaculizara el libre accionar que la juventud cubana esta demandando desde hace ya muchos años. Seguir creyendo que el pueblo el verdadero pueblo de una nacion puede ser guiada por un puñado de politicos obsoletos es continuar el camino hacia la muerte social del pais pero los jovenes nunca estaran dispuestos a que su nacion muera y tarde o temprano arribaran al poder y lo haran resurgir en la libertad social economica y politica. Estoy absolutamente seguro que antes de 10 años Cuba sera transformada por sus actuales jovenes

    ANTONIO DE MENDOZA

    abril 28, 2011 at 12:51 pm

  6. […] Pensar la Revolución en primera persona « La Polémica Digital. […]

  7. Cuba, sus calles, su política, su economía, la educación y la salud, las palmas y el mar, las industrias, los hoteles, los llega y pon y los museos, los túneles y avenidas… son de todos.

    ——

    Yo siempre lo he sabido, y lo he defendido, por eso nunca he entendido, consignas como-Esta calle es de Fidel-

    Porque no es cierto , las calles son de todos los cubanos, y no se debe excluír, se debe sumar.

    Propongo que cesen los actos de repudio de una vez y por siempre, eso da una imagen pesima de nuestro País, y de nuestro pueblo, y sobre todo de los gobernantes. No es muy descabellado la comparación entre las brigadas de respuesta rápida que prominan los actos de repudio a los ciudadanos igualmente cubanos, que piensan de otra manera, o simplemente dejaron de creer en la revolución, no es posible que todos crean en la revolución por fé, existen otros que son pragmáticos. y las los mítines de repudio de las brigadas pardas nazis, con violación de la esfera privada y la morada familiar. Esos actos en lugar de defender la revolución dan una imagén violenta, totalitaria, y muy negativa de ella.

    Es dificil de aceptar que tales actos son expontanéos, cuando se observan los estudiantes uniformados en horas lectivas en esos menesteres.

    Igualmente es muy raro que en un País donde cohabitan varias religiones libremente,y sin ninguna beligerancia, paralelamente exista un pueblo intolerante hacia formas diferentes del pensamiento ideológico.

    Estimada señora Elaine, a usted la desición de publicar o no esta opinión.

    Saludos y gracias.

    Maria

    abril 28, 2011 at 2:50 pm

  8. Hola profe,
    Mis felicitaciones, excelente artículo. Profe, hace unos pocos meses me embullé a abrirme un blog en wordpress, se llama Cuba entre Nos,www. cubaentrenos.wordpress.com. Tengo mis días con más visitas que otros, usted sabe como es eso;pero el problema es que casi nadie me ha enlazado. Yo la tengo enlazada desde el inicio. Profe, por fa, si hay posibilidades, me gustaría mucho mucho que me enlazara, gracias, besitos, Mery

    cubaentrenos

    abril 28, 2011 at 3:15 pm

  9. Bueno, voy a intentarlo una vez más: ¿Puede alguien, de verdad, sin tratar de “marear”, definir qué es “la revolución”?

    Sin tener claro qué es “la revolución” nadie podrà de verdad pensarla ni en primera ni en ninguna persona, ni podrá acabar de decidirse a rechazarla o apoyarla.

    Hasta ahora esa¨”revolución” no es más que un concepto nebuloso y cambiante, que en el fondo tiene exactamente lo que pide corregir el artículo… para que “la revolución” (???!!!) afloje un poquito, para que siga…

    (Y ya están teniendo el apoyo y la difusión vía Yoani Sánchez, eso vale cantidad.)

    Ricardo E. Trelles

    abril 28, 2011 at 4:01 pm

  10. I will voice out this text in our Cuban reader´s blogest…

    fb

    abril 29, 2011 at 2:12 am

  11. […] to subscribe to the RSS feed for updates on this topic. [Translate] TweetBlogger and journalist Elaine Díaz reflects [es]on the VI Congress of the Communist Party: “[…] The future Cuba should be built […]

  12. “Cuba, sus calles, su política, su economía, la educación y la salud, las palmas y el mar, las industrias, los hoteles, los llega y pon y los museos, los túneles y avenidas… son de todos”

    Si, debería ser así.

    Muy buen post.

    alguien gnzlz

    abril 29, 2011 at 8:23 pm

  13. Gracias por no borrar mi comentario como otras veces.

    Disculpa si llegue a molestarte antes. Ya no suelo molestar a nadie para bromear, ?entrando en la tercera edad?

    De nuevo. Tu comentario, magistral. Mas claro no canta un gallo. Me has dejado estupefacto. Ni siquiera creo que deba annadir algun comentario.

    EL INAGOTABLE ORLANDO-Gracias Elaine

    mayo 1, 2011 at 1:41 pm

  14. […] Read the original post: Pensar la Revolución en primera persona « La Polémica Digital […]

  15. Resulta que ahora “Cuba no es un estado de derecho”. Señores, está hablando Max Marambio, más conocido por El Guatón, condenado en Cuba a 20 años de cárcel, pero después de haberse hecho millonario a costa de los esclavos cubanos, de todos esos viejos que reciben una pensión miserable, de los que tienen que recoger latas para sobrevivir. Antiguo miembro de la DSE, millonario hoy, este simpatizante del marxismo viene a decirlo ahora, que Cuba no es un estado de derecho. Pero qué asco, qué descarado, que lo compre el que no lo conozca. Este hombre era un intocable en Cuba. Esto es una burla a todo el esfuerzo que hicieron por el socialismo los trabajadores cubanos.

    Justo Vidal

    mayo 11, 2011 at 5:26 pm

  16. Hay quienes afirman que en Cuba se han sacrificado algunas libertades individuales a fin de proporcionar bienes colectivos, beneficios a todos. Pero yo no lo veo así.

    Si una persona gana menos de 20 dólares mensuales se entiende que ya está pagando la educación y la salud. Si no es así, ¿cuánto menos debieran ganar?

    Si con esos salarios tan bajos ya pagaron la educación y la salud, ¿qué más están dando a cambio de nada ?

    Están dando: trabajo voluntario, misiones internacionalistas, incondicionalidad al gobierno y a sus líderes, adoctrinamiento gubernamental de sus hijos, prohibiciones de movilidad dentro del país y para salir de el, controles para adquirir información, no derecho a huelgas o a protestas, altos impuestos, restricciones a la propiedad privada, imposibilidad de crear un partido político, restricciones en la venta y compra de productos, silencio ante la corrupción gubernamental, atropello de una burocracia generalizada, desventajas con los privilegios de todo tipo que tienen los extranjeros y un largo etcétera.

    Entonces, ¿cuáles son las ventajas del socialismo si con el bajo salario que se cobra ya se ha pagado lo que supuestamente es ¨gratis¨?

    Cuando se dice que algo es gratis, alguien debe estarlo pagando. ¿Quién lo paga en Cuba sino los mismos trabajadores o es que a los faraones castristas le cae el dinero del cielo?

    El privilegio del que gozó Max Marambio para enriquecerse a través de una gran empresa es prohibitivo a la generalidad del pueblo, a la cual sólo le piden sacrificios.

    ¿A todo eso llaman soberanía?

    Juancho

    mayo 11, 2011 at 7:17 pm

  17. Irónicamente el poeta chileno Nicanor Parra dijo: “ La izquierda y la derecha unidas, jamás serán vencidas.” Y según Max Marambio es la frase más acorde con los nuevos tiempos. Como se ha podido ver, la ha seguido al pie de la letra. Marambio se considera “ un pobre con dinero.” Fue uno de los primeros en montarse en el carro de la política inversionista de Cuba. De hecho, uno de los privilegiados al que el gobierno cubano le abriera todos los caminos para comenzar los cambios que han venido incrementándose desde la desaparición de la Unión Soviética y la necesidad a permitir las inversiones extranjeras y la dolarización durante el Período Especial.

    Este antiguo oficial de Tropas Especiales de Cuba, amigo de Tony y Patricio de la Guardia, que participara en misiones militares clandestinas en distintos países y considerado el 007 de Fidel Castro, ha llegado a ser un millonario propietario de un yate bautizado en honor a su mujer, Oh Sole Mia II, le gusta jugar golf, ir de caza con sus amigos y es dueño de un helicóptero Bell 206. Es un filántropo miembro de los “ Amigos del Museo de Bellas Artes “ que aprecia la plástica y tiene una colección de importantes obras de artistas latinoamericanos. No es un Putin ( ese antiguo jefe de la KGB y ex-miembro del Partido Comunista, que es uno de los hombres más ricos de Europa, ) pero sólo en Cuba, Marambio tenía un patrimonio superior a los 20 millones de dólares.

    Permítanme dejar las conclusiones de este caso ( condenado en ausencia a 20 años de prisión, ) a todos los socialistas y no socialistas cubanos que han vivido bajo la exigencia de un sacrificio largo e interminablemente prolongado, encaminado a la construcción de una sociedad ( Socialismo o Muerte ) donde no existirían los privilegios, la desigualdad ni la explotación del hombre por el hombre.

    Juan M Acosta

    mayo 12, 2011 at 5:01 pm

  18. No estoy de acuerdo con algunos de tus post. Pero tu ere la mejor muestra que dentro de este socialismo tropical se puede hacer buen periodismo. Tambien debieran respetarse los criterios discrepante. Pero eso no esta en tus manos. Lastima que no se lleve a gran escala. El Granma es un remedo de los murales de Corea del Norte. Saludos y exito Ivan.

    Ivan Garica

    mayo 13, 2011 at 1:53 pm

  19. Algo que recuerda peligrosamente a la caracterización que los nazis hicieron de judíos, negros y eslavos como “untermenschen” (seres humanos inferiores) es en lo que parece caracterizarse el “ nacionalismo “ castrista, el cual da privilegios especiales a los extranjeros y limitan a los nacionales de esos mismos derechos en su propio país. Fidel Castro, considerado el último español del siglo XIX, ha llevado a Cuba no sólo a formas e índices de producción parecidos a los de la colonia, sino que ha fundado su nacionalismo en dos aspectos esenciales: el anti norteamericanismo como resaca histórica de un resentimiento español ( inclulcado por su padre, Angel Castro, que fue soldado español y pelió contra los manbises ) y la rebaja a la condición de ciudadanos de segunda clase al pueblo cubano, también como en los tiempos de la colonia. Y en eso se concentra la lucha de la disidencia cubana, en sacar al país del coloniaje castrista. Una tarea gigantesca ante la cual resultan imposibles otras distracciones. El argumento de que la disidencia es mercenaria no es necesario desmentirla siquiera, pues no hay dinero que pague las largas condenas carcelarias, la represión, los mítines de repudio y el ostracismo a que estos luchadores son sometidos diariamente.

    Raiza

    mayo 15, 2011 at 6:29 pm


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: