La Polémica Digital

Espacio para debatir sobre Cuba

Cansancio

with 24 comments

Tengo cansancio de Año Nuevo. Cansancio acumulado después de 11 días. Cansancio provocado por una tristeza crónica. Tristeza eterna, casi sin cura. Tristeza para siempre. Tristeza de impotencia y rabia. Rabia que se traduce en lágrimas y en más rabia por solo poder… o saber llorar.

El rastro de los huesos de los argentinos anónimos grita desde otra pestaña del navegador. Quise ser periodista y leí. Leí hasta el cansancio. Leí Granma, El País, El New York Times, Truman Capote, García Márquez, Vargas Llosa, José Martí, Luis Sexto, Pepe Alejandro, Daniel Salas y Liliam Marrero… Leí a los que creían en cambiar el mundo mediante la pluma y confié en ellos. Los huesos desenterrados por Leila Guerrero fueron mi última lectura. Lo confieso, soy una amante casi ridícula del nuevoperiodismo. Pero no pude cambiar el mundo.

El rugido del Grupo Electrógeno a casi un kilómetro de mi casa me despierta en las mañanas. La tos, los ataques de asma de los vecinos, los problemas auditivos me atormentan durante la noche. Quise ayudarlos, quise hacer cumplir la ley 81 tantas veces citada y tan pocas veces leída. Y me hice delegada. Escribí casi 8 cuartillas con el listado de todas las violaciones, los enfermos, la muerte lenta para quienes no habían cometido pecado alguno. Pero tampoco pude cambiar el pequeño espacio que me rodeaba.

Quise ser honesta. La dignidad, aunque casi risible, era lo único totalmente mío. Por eso no pude aceptar escribir aquellas cartas pidiendo el teléfono a escondidas de otros. Lo necesitaba a rabiar. Tenía que caminar casi un kilómetro para hacer una llamada. Dejaba a mi mamá sola en casa, enferma, sin modo de comunicarse. Esperé en vano por la convocatoria pública de ETECSA para competir como un candidato más. Hoy le fue asignado a una trabajadora de esa empresa, sin otro mérito que el de conocer a las personas adecuadas. Empiezo a creer que la honestidad pasó de moda.

Escogí vivir en Cuba. Lo escogí con la certeza de quien tiene la posibilidad de elegir. Lo escogí con la seguridad de quien hace un proyecto de vida en un país incierto, pobre hasta el aburrimiento, ideológicamente indescifrable… pero suyo. Lo escogí con esa terquedad y esa pasión tan mía y aposté por él. Aposté por este pedazo de tierra llena de marabú y pasado de moda. “No me molestaría que fueras a vivir a otro lugar si algún día lo decides”, fueron las palabras de mi madre esta noche cuando me vio llorar, a escondidas, una vez más.

Han pasado unas horas. La rabia, la tristeza, el dolor no pasa, no se cura… Vuelvo a releer la historia de los jóvenes argentinos que se lanzaron a desenterrar huesos de la dictadura, pienso en los enfermos de asma por el Grupo Electrógeno, preparo la entrevista con el director de ETECSA para reclamar el derecho de quienes ya no creen en “lo justo”. Es de madrugada y por la ventana se cuela el olor a campo, a yerba mojada, a Cuba. Y, en un acto poco juicioso, sigo aferrándome a ella. Han pasado 11 días y quizás no tengo derecho, aún, al cansancio de Año Nuevo.

Written by Elaine Díaz

enero 12, 2011 a 2:42 pm

Publicado en Crónicas

Tagged with

24 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. La dignidad y la honestidad no son para nada risibles. No recompensan en el corto ni a veces en el mediano o largo plazo, pero te garantizan poderte mirar al espejo cada mañana sin buscar escusas a tus actos de ayer. Tienes todo el derecho del mundo a cansarte, pero no a dejar de creer en lo qu etu instinto te dice. Dale pa’lante que este 2011 es tambien tuyo!!!

    Julio Garcia

    enero 12, 2011 at 3:09 pm

  2. Solo te puedo decir que te entiendo. Y que te quiero muchísimo.

    Yudivián Almeida Cruz

    enero 12, 2011 at 3:27 pm

  3. Elaine, nada me gustaría más que poder ayudar, a pesar de lo difícil del intento. La profesión de periodista es, sin duda, mucho más dura y mucho menos gratificante que la de maestra, a la que sospecho renunciaste en su día. A ver qué podemos hacer.
    No podemos cambiar ni el mundo, ni el barrio, ni tan siquiera muchas veces podemos cambiar las sábanas cuando están sucias, perdona la broma; lo único que podemos cambiar es a nosotros mismos. Si nos cambiamos de veras, no obstante no ser nuestro objetivo directo, nuestro influjo en el mundo exterior podría ser inmenso; las ondas que genera una gota de agua al caer pueden cesar en un instante o generar una tormenta. No sé si me explico.
    Para ser feliz en un mundo donde lo material es escaso y conseguirlo una tarea ardua y, como dices del caso del teléfono, una tentación para la propia dignidad, no hay más remedio que centrar la vida en lo espiritual, que nadie puede otorgar ni hay empresa que lo conceda. Vivir en Cuba, a pesar de los pesares, es para mí una oportunidad grande de crecer como ser humano; me parece que allí hay pocos límites en cuanto a eso y los pocos que hay son puramente personales y dependen de nuestros defectos más que de otra cosa. Embarcarse en una pretensión sencilla, como la que planteas con el tema del ruido puede convertirse en una odisea, por muchas razones que no viene al caso analizar aquí.
    No le veo mucho sentido a vivir en Cuba sin ser un poco héroe en cierto modo; es decir, sin entregarse a un ideal que siempre da su sentido pleno a la vida. De no ser así, en algunos países del exterior se vive más cómodamente, a efectos materiales, pero sin tener esa oportunidad “mental” que allí se da.
    No sé decirte otra cosa. Un abrazo

    Animal de Fondo

    enero 12, 2011 at 3:48 pm

    • Espiritualidad a tope.
      Sip. Veo que ha progresado un monton en “cambiarse a si mismo”

      Mahavishnu

      enero 13, 2011 at 5:16 am

  4. Este comentario es pura pulsión de quien quiere ser el primero (pero acaso no puede).
    Bah, están vvverdes entonces las uvvvas.
    OLPL

    Orlando Luis Pardo Lazo

    enero 12, 2011 at 4:06 pm

  5. No, no tienes derecho a cansarte aún. Piensa en todos los que seguimos dando el pecho a la vida, contra viento y marea (quizá pienses que ando muy risueño por la vida, pero si supieras…), y no te salves, perdón, no te salves (que ya sabes lo que dijo Benedetti al respecto). Un beso. R

    rafauniversidad

    enero 12, 2011 at 4:10 pm

  6. Oh, Ohrlando Luis no había leído este texto. Es maravilloso, dictado by anger, by anguish. Sal y sadness a pulmón patrio. Yo también escogí vivir en Cuba. Y lo escogí con la certeza de quien NO sabe elegir, demócrata demacrado. Lo escogí con la seguridad (y contra la Seguridad) de a quien se le deshacen todos sus proyectos de sobrevida en un país tan punzantemente sobreadjetivado por ti en este post. A-post-é por mí like a shining shooting star que al menos todavía presta atención al milagro de tu palabra. Oh, dearest Elaine, toma mi móvil y toma más. Usurpa mi blog. Troll it down into peaces if that is your apetite for destruction now. Lee Lunes. Vocea VOCES (www.vocescuba.com), a donde estás invitada avant la lettre. Let ETECSA rot till hell freezes over. Cry on, please, do cry, woman, do cry. Like tears in the rain. Esas lágrimas en las ruinas purifican la piel y son nuestros huesitos expuestos a los arqueólogos del mañana, donde otra Elaine será triste y hermosa por este desconocido nosotros de ahora.

    Orlando Luis Pardo Lazo

    enero 12, 2011 at 4:27 pm

  7. Hola Elaine vuelvo a ver tu blog y me gusto mucho este artículo, no estés triste que me molesta que las cosas malas siempre las sufren las personas buenas.. Parece que nos quieren mantener cansados para vencernos, tu eres brillante, felicidad y suerte.

    Abel

    enero 12, 2011 at 6:05 pm

  8. No eres la única que se ha sentido así alguna vez. Yo recuerdo a veces a Pink Floyd: “What do you want from me?” y otras a Pessoa:

    “No, no es cansancio…
    Es una cantidad de desilusión
    Que se me entraña en la especie del pensar (…)”

    Alicia

    enero 12, 2011 at 6:46 pm

  9. Elaine que no se doblen los arboles, que no se caigan las hojas, que no se sequen las flores que no se llore antes de que llegue la primavera que el animo nos mantenga con la frente en alto y que mantengamos las esperanza de ver otro mundo surgir cuando aun tengamos lucidez para disfrutarlo. Seamos parte de la vida de una isla que nunca perdera el espiritu y la alegria de eso…seguir viviendo a pesar de …todo lo demas
    Un saludo afectuoso de un mexicano residente en extranjero.

    MARCO ANTONIO

    enero 12, 2011 at 11:39 pm

  10. Elaine, como siempre, me gusta tu artículo pero lo veo un poco melodramático.
    Todos, aún quienes no hemos nacido y vivimos en ella en el momento y el tiempo para hacerla nuestra patria, adoramos a Cuba y no hemos encontrado otra tierra similar en el mundo.
    No obstante, esa misma frustración que trasluce en tu comentario, nos ha hecho abandonarla para lograr el cambio en nuestras vidas que en Cuba nos estaba vedado.
    Por ello has abierto un camino para pensar por qué unos, perdidas las esperanzas, nos fuimos y por qué otros, perdidas también las esperanzas, se quedan.
    Un cariñoso saludo.

    Puta Armienne

    enero 13, 2011 at 12:17 am

  11. […] Articulos Actualizados : Cansancio […]

  12. Elaine,la felicito, el articulo “cansancio” (hasta ahora el unico que leido de Usted) me pareció muy bueno, excelente redacción y comparto muchos de sus aspectos que toca en el, yo también he leido mucho y también he tenido mis decepciones, ahora, con mayo madurez, leo nuevamente y también he cambiado mis autores favoritos, ya que, “todo cambia” como lo dice la canción.

    Un abrazo y nuevamente mis felicitaciones.

    Armando Gil Molina

    enero 14, 2011 at 1:45 pm

  13. Primera ves que escribo un comentario. Su forma de escribir sus sentimientos me impresiono.
    Sldos

    longe de casa

    enero 14, 2011 at 3:08 pm

  14. Elaine:

    Creo que tienes dos graves problemas. Eres inteligente y eres honesta.

    El ser inteligente no es un problema serio. Pero el ser honesta es una terrible enfermedad. Le puedes hacer daño a mucha gente. Y hacerte mucho daño a ti misma.

    Ya le jodistes el negocito al compañero que cobraba por las guaguas en el preuniversitario. Ahora quieres que los telefonos se lo den a la gente necesitada y no a los buenos socios como es la costumbre.

    Eli, nuestra sociedad ha evolucionado. Gracias a la revolucion la honestidad casi se ha erradicado.

    Solo nos quedan algunos casos aislados. Como el tuyo.

    Muchos Saludos.

    Comunista hasta la Muerte

    enero 14, 2011 at 11:36 pm

  15. ¿Puede una sociedad llegar al punto donde la honestidad se convierte en una mala cualidad?.

    Donde los honestos son tratados como elementos antisociales.

    Comunista hasta la Muerte

    enero 14, 2011 at 11:41 pm

  16. Hola Elaine, un placer saludarte en este nuevo 2011′
    Hacia tiempo largo que no participaba, en tu Blog. Hoy en mi pais se celebra el Anniversario del gran lider de los derechos civiles Dr. Martin Luther King
    uno de mis heroes favoritos al igual que Gandhi.
    Tengo el dia libre, y entre a saludarte.
    De ese cansancio que hablas en tu Post, yo muchas veces lo he sentido, (a pesar, que tengo una vida bastante “ocupada de trabajo, ademas tengo una pequenna ninna adoptada el passado anno, ,que nos tiene “chochos” como decia mi padre cubano.
    Aunque Yo no naci en la Isla de Cuba, la amo y quiero lo mejor para todos los cubanos, como creyente que soy
    siempre en mis oraciones pido:AMOR, PAZ, ESPERANZA
    para TODOS.
    Tengo planificado visitar Cuba en este verano.
    Perdona lo extensivo de mi commentario.
    Un gran abrazo de esta cubana de “corazon”.

    Luz Clarita

    enero 17, 2011 at 2:47 pm

  17. La esperanza es lo último que se pierde y es consecuencia de haberlo perdido todo. Vivir en sueños y utopías, es la esperanza que sigue rondando!!!!!!!!!!

    Santiago

    enero 17, 2011 at 5:49 pm

    • Elaine, ojala que logres el telefono, espero que este blog no haya sido motivo que te lo hallan vetado. En Cuba nunca tuve telefono, vine a tenerlo cuando vine a Canada, solo una llamada a un proveedor y en menos de dos horas vinieron a hacer la instalacion. Estoy menos cansada que tu por eso? No, tambien me canso, la vida es eso, hacer un proyecto , lograrlo y de nuevo ir en pos de otro. Deseo que el 2011 sea mucho mejor para mis compatriotas. Suerte, salud y prosperidad

      Maria Silvia

      enero 17, 2011 at 7:10 pm

  18. La prise de conscience est cause de dépression. Bienvenue à la réalité

    Carlos Lafuente

    enero 18, 2011 at 2:41 am

  19. Elaine, espero que este año sea mucho mejor para ti y para todos los cuban@s. Quiero que tengas a mano mi optimismo y solidaridad porque no tengo mucho qué ofrecerte, además de que sepas que en Las Tunas tienes una amiga que se identifica con cada uno de tus post. Un abrazo

    Iris

    enero 18, 2011 at 3:24 pm

  20. Hola Elaine

    Inteligencia, pensar, honestidad. Que “defectos” los tuyos amiga.

    Llora, llora hasta que la injusticia tiemble

    S@lu2 wzaldivar

    Walber Zaldivar

    enero 18, 2011 at 5:53 pm

  21. Hola Elaine

    Triste post por el titulo de cansancio
    Bello post por la referencia a la necedad de la honestidad.

    El cansancio fisico en la mayoria de los casos es una llamada de alerta de que se esta llegando a un limite de algo en nuestro organismo… sin embargo, aun asi, la frontera a veces es difusa, no es exacta ni absoluta. a veces somos capaces de super el supuesto limite y otras nos supera a nosotros.

    Sin embargo creo que el cansancio “no fisico” es muchisimo mas subjetivo y sus fronteras completamente amorfas y difusas, creo que dependen de uno mismo y su psicologia. Creo que es cuestion de eleccion individual.

    Elegiste seguir en Cuba, asi como tambien elegiste “cansarte” o “angustiarte” o “enamorarte”. Otras personas con los mismos estimulos o desestimulos eligen sentirse diferente.

    No tener telefono, puede voler iracundo e histerico a un ciudadano de Canada, mientras se estira completamente relajado un ciudadano de Burundi (o de Cuba) por la misma causa.

    A mi me sucedio algo similar, te cuento mi historia…

    Mi primera angustia por no tener telefono la senti, cuando fueron beneficiados la mayoria de los vecinos de mi edificio y de mi cuadra. Antes no habia sentido nada asi.

    Ahora sin embargo vivo quejandome y angustiandome a cada rato, cuando en medio de una conversacion importante o no, paso por un lugar donde el celular pierde cobertura y no se entiende lo que dicen. y vieras lo molesto que me siento si a mi esposa se le descarga el suyo y no puedo contactar con ella hasta que llegue a la casa.

    Pensandolo bien, el 90% de mi vida he estado sin telefono y el 99% sin celular, y solo ahora e me ocurre angustiarme y quejarme. A veces uno elije cada cosas…..

    Stand

    enero 21, 2011 at 12:55 am

  22. […] sido un año nuevo difícil, decepcionante, frustrante… Y podía haber sido un fin de año de igual modo. Un 2011 de […]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: