La Polémica Digital

Espacio para debatir sobre Cuba

Hasta pronto

with 11 comments

“Que no, que no voy a ser como tú. ¿Maestra? Ni loca. Esa es la última carta de la baraja en este país. Mírate a ti misma, ¿qué tienes después de 20 años de trabajo?”. Cuando se tienen 12 años las estupideces verbales suelen ser más recurrentes. No quiere decir que a medida que crezcas, estas desaparezcan, sino que se convierten en no-verbales, o quizás, el tiempo ni siquiera te alcanza para pensarlas, ¿quién sabe?

Pero la pesadilla de ser maestra como mi madre y el resto de mi familia me aterraba. Para alguien criado período-especial mediante, esta profesión no es especialmente halagadora. “Yo seré otra cosa, algo más importante, algo que se estudie en la Universidad de La Habana, para tener que subir la escalinata”.

Si me hubieran contado que tenía 88 escalones y que después del tercer año de la carrera perdía todo su encanto; e, incluso, que los que debían ascender a la casa de estudios buscaban cualquier atajo para evadirlas, no lo hubiera creído. A los 12 años, la máxima expresión del triunfo venía de la mano de aquellos interminables escalones.

Fue así como construí la imagen del periodismo como la carrera de mis sueños. No importa que la moda la dictaran Informática y Licenciatura en Turismo por aquellos días; yo quería cambiar el mundo o escribir muchos libros. No tengo ni idea de cuál sería la relación entre mis sueños, la profesión escogida y la escalinata, pero algo tendrían que ver…

A la vuelta de 10 años más me resigné a no escribir libros y noté que cambiar el mundo era más difícil de lo que parece a los 12. Hoy me contento con leer las historias escuálidas y conmovedoras de otras personas y con pedirle perdón a mi madre por las estupideces verbales de la adolescencia. Ya no me parece tan mala idea ser maestra.

A veces me descubro diciendo con mayor placer “profesora” que “periodista”. Esto ocurre con más frecuencia cuando se acercan esos días en que debes decir adiós a quienes enseñaste algo. Se exacerba el lado sensible de tal modo que terminas tejiendo un maratón de marcadores para agradecerles por darte la oportunidad de estar frente a ellos. Y puede que hasta sientas nostalgia cuando los ves dejar su última huella en el Alma Mater, grabada gracias a la magia de unos prosaicos píxeles.

En ese instante buscas una frase que les quede de recuerdo. Algo que marque tu paso por sus vidas y surge, casi de manera instantánea, aquella que hubieras querido escuchar: “Sean buenas personas, y luego, si les da tiempo, sean buenos periodistas. Con lo primero ya es suficiente”.

Written by Elaine Díaz

julio 16, 2010 a 6:36 pm

Publicado en Crónicas

Tagged with , ,

11 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Ely:
    Realmente me parece genial este articulo, estas escapa mijita ru vez me encabta este tipo de reflexiones, eso nos have [ensar aunque no creas a quienes lo leemos, cuales fueron nuestros errorres y de cierta forma nos consuela saber que alguien puo escribir sobre ello, la verdad que me distes por la vena del gusto felicidadesm mi niña, me haces sentir muy orgulloso de ti, sigue asi. un beso’;
    Luis.

    luis cueto

    julio 16, 2010 at 8:28 pm

  2. Muy sentido tu comentario, y el final inmejorable.
    Ser bueno en cualquiera de las facetas a las que nos dediquemos tiene una base o raiz universal.
    Quizas sea demasiado optimista pero siempre he pensado que ser buena persona trasciende a todas nuestras actividades, profesionales o personales. Como tu, pienso que ya con eso tenemos suficiente. Sigue siendolo que no te ira mal.

    elisabeth

    julio 16, 2010 at 11:30 pm

  3. No te contentes con no escribir libros. Los años dos mil esperan también por tu narración de nuestra noción de nación. No me dejes tan solo en esa fútil faena. Es más, te invito a un nuevo e-zine de bloguiteratura cubana que se llamará VOCES y quiere incluir a toda la gente linda y interesante del campo intelectual cubano.

    OLPL

    julio 17, 2010 at 1:32 am

  4. Profesora, como alumno que va hacia tercero me siento un poco triste por esos augurios que realizas.¿Así que en tercero se acaba la gracia? Qué lástima, con lo bien que la estábamos pasando. Felicito de paso a todos mis compañeros que abandonan la buena vida estudiantil y entran en la vorágine de las oficinas y los sindicatos. Besos a la Habana

    Rafael

    julio 17, 2010 at 8:28 pm

  5. Leí hace días la serie Inmunidad educional y comencé a ver una escritura distinta.
    Leo este post y me parece magnífico. Ando metido en negocios nuevos, pero mi alma, mi corazón, tiene mucho que ver con la docencia y no precisamente universitaria. Tras una primera titulación universitaria, empecé en una escuela cooperativa y me puse a estudiar Pedagogía mientras seguía trabajando. Quería llegar a ministro de educación, pero quería empezar desde cero… niños, niñas, lápices, ¡ por favor callaos¡, mocos, piojos, … la salsa de la vida. Y así por muchos años…. No llegué a ministro ni falta que me hace. Se puede vivir intensamente cualquier profesión.
    En España,quienes defendemos la escuela pública con convicción, tal vez no lo haremos tan bien, pero ‘todos somos un poco Célestin Freinet”.
    Prodígate un poquito más si puedes en el blog que son vacaciones.

    josepcalvet

    julio 20, 2010 at 7:05 am

  6. es dificil escaparse de ese asunto.
    creo que siempre voy a estar más orgulloso de ser ingeniero que de ser profesor, pero sobre todo siempre voy a ser una buena persona, o al menos lo intentaré con todas mis fuerzas.
    un besito

    casper

    julio 20, 2010 at 10:35 am

  7. Tirando del hilo, al revés llegué aquí.
    Desde lo difuso a Luis R, Nogueras, de aquí al micro hondas, y luego al extraño sitio, pasando por el rojo intenso de don francisco….
    No sé si lo complejo tiene cabida en lo polémico.
    Creo que no.
    Buen post. Muy bueno

    Henry

    julio 21, 2010 at 11:50 am

  8. Hola !! Muy bueno desde el punto de vista de redacción y estilo, sin dudas sabe llegar, pero permítame disentir de ud.: Personalmente pienso que puede sentir el mismo placer al lamarse “Profesora” que “Periodista”, puede estar orgullosa de su desempeño en ambos roles, el de profesora lo juzgo por sus palabras y el de periodista por sus escritos en esta bitácora… Siga adelante con su lucha, estoy seguro que su perseverancia se verá recompensada y la periodista se sentirá tan bien como la profesora….Mucha sensibilidad en este post..FELICIDADES!! Envidio sanamente su manera de escribir….

    Jose Enrique

    julio 22, 2010 at 12:35 pm

  9. muy buena entrada, a veces uno se preocupa demasiado por ser un buen profesional, cuando en realidad lo que importa es ser buena persona, creo que usted es muy buena persona y en cuanto a lo profesional es igual de buena, ya que si escribe educa, incluso cuando no estamos de acuerdo con usted. Creo que al final todo somos aprendices y maestros, sea cual fuere nuestra profesión.

    Orosmer Rodriguez

    agosto 3, 2010 at 9:14 am

  10. Creo que usted ha dado en el clavo , pues su reflexión es mucho más abarcadora que el plano escolar, en nuestras vidas tenemos metas que según nos vamos acercando a ellas las comenzamos a sobre escribir sobre la realidad que nos toca, es infantil idealizar algo, la escuela, la carrera, un país, incluso una persona y luego sobre escribir esa idea, creo que es algo que nos pasa a todos, por diversas circunstancias y usted en este sencillo post ha evocado esa enseñanza que tarde o temprano uno aprende, al final lo importante es lo que usted dice, haber sido una buena persona o al menos haber tratado.

    Orosmer Rodriguez

    agosto 3, 2010 at 9:20 am

  11. Elaine.
    Hace mucho que no venía por tu blog y me alegra el haberlo hecho hoy porque has tocado u tema muy interesante y lo has enfocado bien.
    Sin embargo, pienso que ninguna profesión está por encima de otra y que el grado de satisfacción al desempeñarla depende de la vocación de cada cual.
    Lo que sí es importante es que cualquiera que la profesión sea, una sea buena y la ejerza con responsabilidad.

    Armienne

    agosto 3, 2010 at 9:42 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: