La Polémica Digital

Espacio para debatir sobre Cuba

Tú pasas, yo paso, …¿y ellos? Disfrutan

with 4 comments

Por: Abel González Alayón

Estadio La Bombonera, Buenos Aires

Partido de liga Boca Juniors-Racing Club de Avellaneda

El Boca, colíder liguero, enfrenta a “La Academia” en su feudo. Es el Boca de Diego, de Palermo, de tantos otros que han hecho vibrar de emoción, no solo a los fanáticos argentinos, sino a aquellos que lo ven jugar desde otras partes del mundo. Es el Boca de Juan Román Riquelme, el único futbolista argentino con cara de indio y talento de dios.

El juego avanza y los futbolistas reflejan la tensión que el clásico les impone: malos pases, jugadas infantiles y faltas innecesarias. Un balón filtrado por Riquelme llega a los pies de Figueroa quien, al sentir la aproximación del arquero rival, finge la falta y cae estrepitosamente. El arbitro “muerde” y decreta la pena máxima.

El portero, amonestado con una tarjeta amarilla por su supuesta falta, la emprende a insultos con Riquelme, quien es el que cobrará el penalti, con la doble intención de exteriorizar su enojo, y la vez sacar de sus casillas al estelar futbolista, para forzarlo a cometer un error.

Mas, se impone el talento y la Bombonera amenaza con venirse abajo con la alegría de los hinchas. 1-0, y así van al descanso.

Segundo tiempo: Riquelme avanza por el lateral izquierdo del campo, conduciendo  el ataque. Un defensa del Boca hace un pase de lado a lado de la cancha dirigido a Riquelme, quien falla en la recepción, resbala y deja escapar el balón por la banda.

La cámara de Fox Sports enfoca la cara del astro. En él afloran el bochorno y la tristeza por haber fallado en una jugada que ha hecho miles de veces, fácil para alguien de su calidad. Pero el juego continúa y no hay tiempo para la autocompasión. Riquelme parece despertar, mas la cámara lo toma cuando se vuelve y mira fijamente a la tribuna. El comentarista de Fox explica que un “plateista” lo ha atacado de palabra, y él solo lo mira, antes de reintegrarse al juego.

Diez minutos más tarde…

En una jugada frente al arco del Racing, mientras la defensa trataba de alejar el balón del área de peligro, entra Riquelme, arriesga su integridad física y anota un golazo.

Generalmente (y esto es una explicación para quienes no ven fútbol con regularidad), cuando alguien anota un gol corre hacia la esquina a celebrarlo. Cada futbolista lo hace a su manera: unos saltan, otros bailan, otros arengan a la multitud.

Riquelme no hizo nada de esto. Como una exhalación atravesó el campo y se plantó delante de la tribuna, encaró al “plateista” y le espetó: “Cantadlo vos. Dale, cantadlo…La-la-la-la” Acto seguido se viró, abrió los brazos y con la gracia de un gladiador romano, recibió el homenaje de la afición.

Actitud execrable y punible la del astro. El “plateista” tuvo que ser sacado del estadio por las fuerzas de seguridad para que la multitud no lo linchase ahí mismo. Pero… yo simpatizo con lo que hizo Riquelme. Fue un grito de “Respetad mi sacrificio, mi talento, las horas, días, meses y años persiguiendo un balón; el jugar bajo la lluvia, la nieve, a miles de kilómetros de mis seres queridos. Respetad el hecho que yo haya dado mi vida para dar espectáculo, haciendo lo que muchos no pueden, porque no son capaces de entregarse como yo lo hecho.”

Pero me pongo en el lugar del “plateista”: ¿Por qué tengo que respetar nada de eso? ¿No he pagado por verlo, no he sacrificado, tal vez, el comer para venir a verlo jugar? ¿Cómo se atreve a fallarme a mí, y a los millones que lo seguimos?

Esas preguntas me llevan al origen de este escrito. Una amiga mía está haciendo un blog donde expone sus puntos de vista sobre disímiles temas, desde su vida personal, su percepción del mundo, acontecimientos nacionales (Cuba) e internacionales. Incluso, incita a otros que continúen su ejemplo, dándoles, generosamente, un espacio de publicación en su ya bastante leída bitácora.

Su última entrada “Paso” es una crítica feroz contra un espectáculo televisivo cubano: La ceremonia de entrega de los premios “Lucas”. A pesar de estar de acuerdo con algunos de sus puntos de vista (con otros discrepo totalmente), no pude dejar de reconocer que cada quien, sobre todo en un blog, tiene derecho a opinar lo que desee sobre cualquier tema. Lo que si me asombró fue leer los comentarios.

Uno de sus amigos personales no está de acuerdo con los puntos de vista de ella. Se molesta por el ataque abierto contra la actuación de uno de los anfitriones del espectáculo, y el espectáculo en sí. Volviendo a aquello “de que uno tiene derecho a opinar abiertamente” (argumento usado por mi amiga al escribir su artículo) cuál no sería mi sorpresa al leer la contra respuesta de ella:

Rolo
Lo de los premios es mi opinión, fíjate que está publicada en mi blog y no en el periódico Granma, y como tal debes respetarla aunque no la compartas… para mí Silva estuvo pésimo, para ti estuvo muy bueno, pues bien, que bueno que todos no pensamos igual, que viva la diversidad!!!
Por cierto, en la humilde y para nada representativa encuesta que está en el blog solamente hay un voto que califique el espectáculo como “muy bueno”

Nota: el subrayado es mío.

Alguien trató, infructuosamente, hacerme comprender que la involución no existe. Mas yo debo estar involucionando, y perdiendo mi capacidad de entender lo que otros escriben. ¿No es este el clásico “haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”?

Como alguien puede atreverse a flagelar en una plaza tan pública como Internet, aunque no sea el periódico Granma, el hecho de que un presentador se haya burlado de Silvio Rodríguez (ahí indiscutiblemente debe haber influido el gusto personal de mi amiga por el anquilosado cantautor, y que además no se detiene ahí, sino que sigue y ataca a Eddy K, quien es tan poeta de estos tiempos como lo fue Silvio de los suyos, gústenos o no) y en la misma página exigir respeto por su opinión.

No hay derecho, sí hay derecho, no puedes, sí puedo,…, enough!!! Cuando terminen de deshojar la flor de los derechos humanos, la ética y la objetividad, me avisan. Mientras tanto, otra manzana de la discordia se lanza al ruedo:

¿Quién tiene la razón: Riquelme o el “plateista”, mi amiga o su crítico, yo…?

Written by Elaine Díaz

diciembre 4, 2008 a 12:55 am

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Que brete mas infantil… Ahora van a hacer un culebrón de esto?

    TBS

    diciembre 4, 2008 at 12:06 pm

  2. Estimada Elaine:

    A falta de tu dirección electrónica no tengo más alternativa que llegar a ti a través de este comentario.

    Espero me recuerdes.

    Brindo por la agudeza de tu crónica futbolística y te propongo, en atención a nuestra ¨vieja¨amistad, intercambiar enlaces.

    Sería mi recompensa por el aporte a tu tesis.

    Estás entre lo más granado de la blogosfera cubana y ello le daría un espaldarazo a mis humildes esfuerzos.

    Saludos cordiales

    Castillo

  3. Abel: conrespecto a tu reflexión sobre el partido, está bien, sabido y perogrullamente es que todo suceso tiene múltiples miradas, lecturas, ahora, con respecto a la opinión de la autora del blog sobre la gala de los Lucas…, es su opinión y punto, a ella le gusta silvio, bien, para ti eddy K es un poeta de estos tiempos, bien por ti, seguramente elaine no lo comparte, jaja, yo tampoco, pero es así, son opiniones, a la larga tu post queda en la indefinición de sus objetivos, querías cronicar -y lo haces muy bien, felicidades- el partido de futbol?, o querías decir tu opinion sobre la cosa de lucas porque te sentiste aludido?, porque no compartes la que manifiesta la autora de este blog?? en fin, son opiniones, diversas, sí, que bueno!!!

    lolitovc

    diciembre 5, 2008 at 12:38 am

  4. […] viendo en televisión junto a mi mamá, el espectáculo de premiación de los Premios Lucas (a algunos gustó a otros no) . A mi ciertamente me gustó la canción que, sin grandes pretensiones, plantea un rejuego […]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: