La Polémica Digital

Espacio para debatir sobre Cuba

Tragedia en el aire, caos en la red

with 4 comments

Por: Elaine Díaz Rodríguez

Nacho Palou estaba haciendo un poco de “planespotting” en la carretera cerca del aeropuerto cuando vio la nube de humo al fondo y tomó la instantánea con su teléfono celular. Comentó lo que sucedía con unos amigos quienes se encargaron de twittear el hecho. Los medios, por ese entonces, estaban desiertos. Las Olimpiadas de Beijing seguían en la portada de los principales diarios españoles cuando un avión, en Barajas, Madrid, se estrellaba causando la muerte a 153 personas.

Microsiervos es un weblog personal escrito por tres amigos. Comenzó a publicarse desde el año 2003 aunque las primeras anotaciones provienen del 2001. El miércoles 20 de agosto de 2008, Nacho, uno de sus realizadores, tomaba imágenes del accidente en Barajas mientras Wicho actualizaba la página constantemente.

Para muchos de los internautas, este fue el primer sitio donde conocieron la noticia. Pero también los medios tradicionales lo citaban como fuente. Tal fue el caso del diario gratuito 20 Minutos, que algunas horas después anunciaba en su página:

“El motor del avión de Spanair que se ha estrellado este miércoles en Madrid se incendió cuando el avión se había elevado ya unos metros sobre la pista de despegue, según las informaciones de testigos presenciales reflejadas en el blog Microsiervos, uno de las páginas de Internet que está ofreciendo información sobre el siniestro. No es la única, en YouTube, Flickr y otros blogs también siguen de cerca la tragedia”.

Medios tradicionales: la odisea on-line

Mucho antes del ocho de agosto, la mayoría de los grandes medios en el mundo habían modificado el diseño de sus páginas para estar a tono con los Juegos Olímpicos de Beijing. El acontecimiento de mayor importancia y despliegue informativo ameritaba la preparación de especiales y dossieres que se situaban en espacios privilegiados para seducir a los lectores.

Durante 20 días, Beijing se convirtió en el centro de atención. Aunque algunas veces fue desplazado por la guerra entre Russia y Georgia, la supremacía de los muchos récords que se estaban rompiendo en el gigante asiático ameritaba el lugar de honor hasta entonces concedido. Sin embargo, los grandes medios españoles no esperaban la tragedia de Barajas.

Según un balance de la cobertura informativa del accidente realizado por el sitio 233 Grados una gran parte de los comentarios recibidos criticaban el desempeño de los diarios digitales teniendo en cuenta “el baile de cifras, el caos jerárquico y la oficialidad de la información”.

No obstante, es justo señalar que la mayoría de los periódicos destacaron a toda página la tragedia de Barajas, actualizaron cada pocos minutos las últimas informaciones del suceso, facilitaron a los lectores el envío de imágenes, videos caseros e incluso testimonios utilizando un sistema de llenado automático donde se exigían los datos personales para corroborar la confiabilidad de la información.

Al mismo tiempo, los columnistas comenzaron a rellenar sus blogs con aquellas informaciones que no “cabían” en sus medios. Uno de los post más leídos “Miedo y azar” en el blog “Ni libre ni ocupado” perteneciente a un periodista del diario gratuito 20 Minutos, describía el ambiente en el Bar de la Bolsa de Taxis de la Terminal 4 de Barajas, donde un taxista contaba la historia de una muchacha que le ofreció 50 euros para alcanzar el vuelo fatídico.

Mientras tanto, en el interior de los diarios se libraba la carrera contra el tiempo. Con todos los diseños enfocados en Beijing, cada periódico tuvo que variar su propuesta.

El Mundo.es pensó que habría fotos horizontales del avión y apostó por una portada muy visual con una foto muy apaisada abriendo la página. Al final esta foto no llegó nunca y el modelo no funcionó”, señala el sitio 233 Grados.

Otra de las críticas se relaciona con la forma de “empaquetar la información” caracterizada por la sobresaturación con relatos que carecían de valor noticioso y concentrados muchas veces en la agudización de la crisis que supondría este hecho para la compañía área. Como apunta 233 Grados: “algunos olvidaron que más allá de las cajas negras están las vidas, únicas todas, de quienes viajaban en el avión”.

Cuatro años después, el regreso de los periodistas – ciudadanos

Ya los ataques terroristas de marzo de 2004, atribuidos inicialmente por los medios tradicionales a ETA, habían demostrado la capacidad movilizadora de los ciudadanos. Cuatro años después, aquellos entusiastas de Internet y las Nuevas tecnologías vuelven a apostar por la web.

Esta vez no se trataba de competir por la inmediatez. Los ciudadanos respaldaron la labor de los medios tradicionales, tanto como estos habían utilizado los testimonios y archivos gráficos valiosísimos enviados por los primeros.

La labor informativa del diario El País, por ejemplo, se vio respaldada por los usuarios del sitio de promoción de noticias Menéame. Este espacio, ampliamente utilizado por los españoles, permite a los usuarios registrados hipervincular aquellas informaciones que consideren relevantes. Además, posibilitó que la noticia se expandiera por toda la red. Cada nuevo “meneo” o voto dado incrementaba el posicionamiento de la información, a tal punto que 6 horas después del accidente, la noticia había alcanzado un total de 3200 votos.

Otros ciudadanos optaron por la recopilación de información. La avalancha informativa no se hizo esperar, y era necesario organizar de manera lógica los acontecimientos, brindar hipervínculos que enriquecieran las noticias, imágenes, vídeos. Para esto, muchos utilizaron YouTube o Flickr, sitios de intercambio de videos e imágenes respectivamente.

Convertidas en foros de debate y discusión, las redes sociales le imprimieron una dinámica conversacional al fatídico suceso. La verticalidad informativa que hasta hace poco permeaba los medios, dejando al usuario la única opción del pataleo casero, se metamorfoseó en una conversación de muchos a muchos, con la seriedad y madurez que exigían los hechos.

Así, en los últimos días, con cada nueva noticia se han sumado las personas que quieren expresar su opinión o, incluso, realizar análisis sobre las informaciones brindadas por los medios, convirtiendo la red en un ágora virtual.

Noticias relacionadas:

Written by Elaine Díaz

septiembre 21, 2008 a 1:20 pm

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. nada, interesante analisis, los medios estan cambiando, esperemos que para bien. la pluralidad siempre es buena.

    creo que es una pena que no puedas ir al encuentro del sabado, podias dar opiniones interesantes como periodista.

    alejandro

    septiembre 25, 2008 at 4:15 pm

  2. Oye niñita, ¿por qué mo envías este análisis a tu sección de La Jiribilla? Es muy interesante, he sabido lo superficial del accidente por Twitter (El Páis) y lo esencial por ti, besitos…

    lolitovc

    septiembre 26, 2008 at 1:02 pm

  3. gracias lili, tú como siempre dándome apoyo moral, pero parece que a la Jiribilla no le interesaba esto mucho…
    Alejandro, trataré de estar el sábado, pero dudo que con la vorágine china pueda…

    Elaine Díaz

    septiembre 26, 2008 at 9:37 pm

  4. […] hace poco, durante el fátidico accidente de Barajas los principales diarios españoles se vieron ante la misma disyuntiva. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: